Posted in Uncategorized

Perdido en la traducción

Como directivos, muchas veces damos consignas que el maestro no cumple. Nos enojamos, creyendo que tenemos toda la razón, pero no nos damos cuenta que quizás el error está de nuestro lado. Si bien es cierto que el otro puede ser irresponsable, también puede pasar que no haya cumplido por no haber podido o por no habernos entendido. El otro no es malo, o falto de atención, o perverso sino que es otro. ¿Puede ser que nuestro mensaje no haya sido tan claro como pensamos? Recordemos que el mensaje no es lo que uno dice, sino lo que el otro entiende… y que nosotros somos responsables de los mensajes que emitimos.

Mis colegas directivos dirán: “Si la consigna es entregar la planificación el jueves, ¿de cuantas maneras se lo tengo que explicar?” Sin embargo: ¿cuántas veces nos pusimos a pensar en las razones que tiene esa docente para no entregar la planificación? ¿Será que no tiene tiempo y espacio para planificar? ¿Será que no sabe cómo hacer una planificación y no quiere pedir ayuda porque le da vergüenza? ¿Será que está abrumada por la dinámica de la clase y ya no sabe que más planificar? ¿Será que le faltan materiales y sabe que no podrá realizar la mitad de lo que planifique? ¿Será que no se siente reconocida en el esfuerzo de planificar e implementar las actividades, ya que el director nunca pasa a ver lo que sucede en la sala?

Hay muchas maneras de intervenir, de estimular el crecimiento, de inspirar nuevas actitudes y estrategias de enseñanza, de acercarnos a los docentes para que nos sientan sus socios en su crecimiento profesional. Porque un directivo tiene la responsabilidad de ser el líder pedagógico de la escuela y, dentro de ese rol está el compromiso de encender el fuego sagrado dentro de cada docente a su cargo. Conocer lo que motiva e inspira, lo que abruma y desanima, lo que enriquece y hace crecer a cada uno de sus docentes es una de las tareas más importantes de ser directivo. Si queremos que la prioridad del docente sean sus estudiantes, entonces los docentes tienen que ser nuestra prioridad.

El director de una escuela es como el director de una orquesta, y debe entender que cada instrumento es distinto y, como tal, necesita una dirección personalizada. Ninguna melodía es igual si de repente se le saca el piano o los violines…pero cuando se logra que cada instrumento afine y disfrute de su melodía, y que cada uno toque su parte como y cuando le corresponde… la escuela se transforma en una maravillosa sinfonía.

Advertisements
Posted in Branding, Core Values

Hello world!

The conception of an idea follows the same process whether the idea could save humanity, a country, a home or oneself. The same process whether it benefits children, youth, adults, families, or corporations. The same process if it is about soccer, cuisine, transportation or education.

In fact an idea, any idea, starts with the ignition of a spark of inspiration and desire that grows from an internal realm (of the head and the heart) to an external realm (the possibilities of real life). Before that happens, the idea is but a mere whisper of a thought. After it does, the idea starts to grow, take a more definitive shape, and it usually acquires a name – which is shared in soft secretive words among those that will slowly watch it blossom.

Many times ideas are something that grows with the person, without them ever knowing that there is an idea brewing in their minds. Until one day, when the idea shows itself as if it had been sneaking around the subconscious mind and it judged that it was time to be seen and acknowledged. This was the case with my idea.

My idea sparked many, many years ago. Perhaps it did in 2002 when I created the Professional Development Academy and dreamed of inspiring educators, administrators, and business leaders.

It could have been in 1998 when I saw my teaching staff work in the classrooms and I worked to support them and enrich their daily labor of love. Maybe it was in 1995 when, from the George Washington (Mount Vernon College then) and Georgetown universities, I used to dream of creating organizations that could make a difference.

Some might think that it was in 1992 when I was at the University of Buenos Aires (UBA), starting my career as a psychologist after having finished my career in education. Although others might assume that it was even before that, when as a teacher I watched my 18 two year olds work in my classroom and envisioned a better place for them as learners, a better place for me as their educator, and a better school for all of us.

Regardless of when it did, my idea sparked into existence in my heart before it appeared in my head. Cynergy Group was finally born to the world as an official company (although the work had started many years before) on Friday, August 18, 2006 – exactly 10 years ago.

Shining brightly at its heart there will always be: passion, leadership, support, inspiration, responsibility, honesty, learning, hard work, teaching, creativity, collaboration and synergy.

I invite you to visit the website (forever evolving) and see for yourself: www.cynergygroup.org

I leave you with a wish for all of us: may our journey lead to greatness.

Posted in Marca, Valores

¡Hola mundo!

La concepción de una idea sigue un mismo proceso sin importar que la idea salve a la humanidad, a un país o a uno mismo. Sigue un mismo proceso si beneficia a niños, jóvenes, adultos, familias o empresas. Sigue un mismo proceso aunque sea acerca de fútbol, cocina, transporte o educación.

De hecho una idea, cualquier idea, comienza con el encendido de una chispa de inspiración y deseo que crece desde un lugar interno (la cabeza y el corazón) hacia un lugar externo (las posibilidades en la vida real). Antes de suceder, la idea es el susurro de un plan. Una vez que sucede comienza a crecer, a tomar una forma más definida y toma un nombre – el que es compartido en palabras secretas entre los que la verán florecer.

Muchas veces las ideas son algo que crece con la persona, sin que él o ella se dé cuenta que hay una idea gestándose en su cabeza. Hasta que un día, la idea se manifiesta como si se hubiese estado escondiendo en el subconsciente y hubiese decidido que era tiempo de ser vista y considerada. Esto fue lo que pasó con mi idea.

Mi idea se encendió hace muchos, muchos años. Quizás en el 2002, cuando creaba la Academia de Desarrollo Profesional y soñaba con inspirar docentes, directivos y líderes de negocios.

Pudo haber sido en 1998 cuando veía a mi equipo de docentes en sus aulas y trabajaba para apoyarlos y enriquecer su tarea diaria de amor. Tal vez fue en 1995 cuando, desde las universidades George Washington (en ese entonces Mount Vernon College) y Georgetown, soñaba con crear organizaciones que pudieran marcar la diferencia.

Algunos pensarán que fue en 1992, cuando estudié en la Universidad de Buenos Aires (UBA), comenzando mi carrera en psicología al haber terminado mi carrera en educación. Aunque otros asumirán que fue antes, cuando era docente, miraba a mis 18 niños de 2 años trabajar en el aula y me imaginaba un mejor lugar para ellos como educandos, un mejor lugar para mí como su educadora y una mejor escuela para todos.

No importa cuando, mi idea apareció en mi corazón antes de haberse cristalizado en mi cabeza. Cynergy Group nació oficialmente como una compañía consultora el viernes 18 de agosto de 2006, hace 10 años.

Brillando en su corazón siempre habrá: pasión, liderazgo, apoyo, inspiración, responsabilidad, honestidad, aprendizaje, trabajo, enseñanza, creatividad, colaboración y sinergía.

Los invito a visitar su página web (en constante evolución) y a ver por ustedes mismos: www.cynergygroup.org

Los dejo con un deseo para todos nosotros: que nuestro camino lleve a la grandeza.